humidificador-para-bebes

Humidificador para bebés ¿Qué es y para qué sirve?

Exponerse en forma recurrente a ambientes secos puede causar graves problemas respiratorios. Un humidificador para bebés es un dispositivo creado para regular la humedad del ambiente y mantenerlo en los niveles ideales que oscilan entre un 40% y 60%.

Los aparatos eléctricos modifican significativamente los niveles de humedad de su entorno. El aire acondicionado y la calefacción mejoran nuestra calidad de vida ya que adecuan los espacios con temperaturas ideales para contrarrestar el clima exterior, sin embargo, su efecto sobre el medio ambiente y su repercusión sobre nuestra salud  son relevantes.

Los sistemas  de calefacción están asociados a patologías del aparato respiratorio debido a la sequedad que provocan en los ambientes donde se usan. Los bebés tienen un sistema de defensas mucho menos desarrollado que los adultos y por lo tanto son muy vulnerables, es por eso que el uso del humidificador puede ser vital para su salud.

En este artículo aprenderás la importancia de tener un humidificador para bebés, los tipos de humidificador que existen y algunos aspectos a considerar antes de comprar uno.

¿Qué es un humidificador para bebés?

Es un aparato que regula  el grado de humedad del ambiente, equilibrándolo entre el 40% y el 60%, que son los niveles recomendados para conservar la salud del sistema respiratorio. Se deben usar en ambientes secos, con menos de 40% de humedad.  Para medir exactamente los niveles de humedad de un ambiente se usa un higrómetro que es un aparato que (entre otras cosas) mide la cantidad de vapor de agua que contiene el aire.

Razones para comprar un humidificador

Algunas veces síntomas como tos, sequedad en los ojos, congestión nasal, alergias, irritación de las vías respiratorias o picor de garganta pasan inadvertidos y sin embargo pueden ser claras señales de que la sequedad del ambiente nos está afectando. Por otra parte, los bebés no pueden decirnos lo que están sintiendo. El humidificador para bebés crea  un ambiente ideal para su sistema respiratorio y su salud en general, especialmente en esas épocas del año donde el uso de la calefacción se hace necesario.

También hay que tomar en cuenta que la sequedad del aire nos puede exponer a  infecciones  o bacterias y el  sistema inmunitario del niño está en pleno desarrollo lo que hace que sea mucho más  indefenso que un adulto.

El uso  del humidificador para bebés puede ser clave para proteger a tu hijo de todo tipo de enfermedades ya que está comprobado que las bacterias y los virus no pueden proliferar de la misma manera  en un ambiente húmedo que en uno seco.

También ayudará a proteger la piel de grietas o resequedad. Reducirá notablemente el riesgo a enfermedades infecciosas y la incidencia de la llamada gripe o resfriado de invierno.

Tipos de Humidificador para bebés

Existen muchos modelos: humidificador con ionizador, humidificador con higrómetro integrado, humidificador aromático,  de vapor frio, de vapor caliente, etc.

De Vapor Frio

Lo que hace es filtrar el aire y echarlo al ambiente como  micro gotas. Son silenciosos y no generan calor, tampoco consumen mucha electricidad y son muy rápidos, apenas lo enciendes comienza a cumplir con su función.

Si usas este tipo de humidificador para bebé debes tener en cuenta que necesita que lo limpies diariamente. Como el agua no hierve en su interior es más factible que se contamine, por lo que debes tener especial cuidado con el mantenimiento. Es recomendable que se use agua destilada o agua hervida para evitar la propagación de las bacterias a través del vapor de agua.

De Vapor Caliente       

Son llamados vaporizadores y producen el vapor de agua a partir de agua hervida. Esta se genera a través de una resistencia eléctrica que tiene en su interior. Tienen la característica de que incrementan la temperatura del ambiente. Puedes usar agua de grifo porque al hervir se eliminan todas las bacterias.

Debes tener precaución de no quemarte durante su manipulación ya que el agua llega a punto de ebullición. Otra desventaja es que hace ruido mientras hierve al agua.

¿Qué debo saber antes de comprar uno?

Esta información puede ser de mucha utilidad para elegir el humidificador para bebé que más se adapte a tus necesidades.

  • Toma en cuenta la temperatura del ambiente que quieres humidificar ya que el de vapor caliente tiende a elevar la temperatura levemente.
  • Se deben usar en ambientes secos, con menos de 40% de humedad.
  • Elige uno que sea fácil de manipular (peso y tamaño) y limpiar, debe ser liviano, de diseño portátil.
  • Algunos vienen con funciones muy prácticas e importantes, como por ejemplo que se apague solo, cuando llegue al nivel adecuado de humidificación o cuando su nivel de agua sea insuficiente.
  • Toma precauciones para evitar quemarte en caso de que elijas el de vapor caliente.
  • Cerciórate de la cantidad de energía eléctrica que consume antes de comprarlo, algunos consumen más que otros.
  • El volumen del ruido que hacen, si a tu bebé le perturba el ruido esto es un factor a ser considerado.
  • El tamaño del tanque, ya que eso determina la frecuencia del llenado y la cantidad de horas que estará activo sin tu intervención. Un tanque de 2 litros permite más o menos 8 horas de funcionamiento, dependiendo del humidificador para bebé.
  • Radio de acción, es importante que compres un humidificador adecuado al tamaño del ambiente que quieres cubrir. Esto dependerá de su potencia.

Elige el humidificador para bebé que satisfaga tus requisitos y necesidades con estos sencillos consejos y cuida la salud de tu bebé.