mochilas-portabebes

Mochilas portabebés ¿Qué son y cómo elijo la mejor?

Las mochilas portabebés son accesorios muy prácticos que te permiten cargar a tu hijo conservando la libertad de tus movimientos  y al mismo tiempo manteniendo con él un contacto físico muy cercano.

En este artículo conocerás las ventajas del uso de las mochilas portabebés, qué te ofrece cada modelo y cómo elegir la que más se ajuste a tus requerimientos.

¿Por qué debo comprar una Mochila Portabebés?

Portar al niño con una mochila portabebés tiene sus ventajas, por un lado, le brindas la confianza y la seguridad de verte y sentirte presente en todo momento, a diferencia de cuando lo transportamos en un coche donde no existe esa cercanía ni la interacción inmediata y permanente. También te ofrece la posibilidad de llevarlo de forma cómoda y desenvolverte con total independencia y libertad.

Estas mochilas portabebés son ideales para salir con los pequeños a cualquier sitio, bien sea de compras, de paseo o realizar cualquier diligencia. También puedes usarla en casa mientras realizas las tareas del hogar.

Permite que la interacción con el niño se mantenga de manera permanente y natural. Genera la situación perfecta para que el bebé se sienta integrado y en familia estimulando su desarrollo y confianza.

Se pueden usar desde que los bebés están recién nacidos hasta que alcancen un tamaño donde deje de ser cómodo.

¿Qué tipos de Mochilas Portabebés Ergonómicas hay?

Existen todo tipo de mochilas ergonómicas que mantienen la posición conocida como “ranita” o “en forma de M”, que significa en realidad la forma que adoptan las piernas: separadas y flexionadas.

Puedes encontrarlas para recién nacidos y para los más grandecitos, otras se adaptan al tamaño del niño. Con modelos y diseños muy variados. Algunas innovaciones son geniales, existen incluso camisetas con mochilas incorporadas.

Evolutiva

Son aquellas que puedes ir adaptando a medida que el niño crece. Puedes modificar el ancho y el alto de la mochila, lo que la convierte en una de las mejores opciones ya que crecen rápidamente.

De Fular

Por su tipo de tela es muy suave y agradable para el bebé, ideales para los primeros meses de vida. Puedes adaptarla a diferentes posiciones, incluso puedes ponerla a la cadera.

Mochilas Portabebés Bandolera

Este tipo de mochilas ofrecen mucha visibilidad  a los pequeños por lo que resultan muy atractivas para ellos. Se adaptan al tamaño y la forma que le quieras dar. Gracias a su diseño asimétrico las puedes alternar recargando el peso del bebé sobre uno u otro hombro. También permite llevarlo sobre la cadera

Mei Tai

Es un hermoso modelo de origen asiático compuesto por un cinturón y unas cintas fáciles de ajustar que envuelven el cuerpo del bebé y su portador.  Se puede usar delantero, en la espalda y en la cadera. Algunos vienen acolchados para mayor comodidad del bebé. Tienen una gran diversidad de colores, estampados y dibujos.

¿Qué debo saber de las mochilas portabebés antes de comprarla?

  • Elige siempre aquella mochila portabebés que mantenga  la postura natural del bebé.  Debe quedar cómoda y hay que vigilar que cinturones o tiras no provoquen lesiones.
  • Cuanto más ajustable sea, mayor comodidad y seguridad ofrecen. Para los niños pequeños (5 meses o menos) se recomiendan de tela porque son más adaptables.
  • Las tres posiciones que se consideran correctas son: mirando al portador, en la espalda y en la cadera. La postura del bebé mirando hacia afuera lo obliga a tensar la espalda y  no le permite tomar su forma natural en forma de C, por lo que no se recomienda.
  • Toma en cuenta que cuando los bebés son pequeños la postura ideal es mirando hacia el portador con una mochila que cubra, le dé soporte y estabilidad a su cabeza. La posibilidad de apoyar la cabeza sobre el pecho y escuchar los latidos del corazón también los relaja cuando son recién nacidos.
  • Cuando los niños son un poco más grandes y ya pueden sostener la cabeza, se pueden poner  en otras posturas por ejemplo en la cadera o en la espalda. También en esta etapa se vuelven más curiosos y puede resultar muy estimulante para ellos visualizar el entorno.
  • Elige materiales que ofrezcan buen sostén, transpirables  y cómodos, preferiblemente hechos de tejidos naturales.
  • Es importante que se pueda lavar con regularidad  y que a pesar de eso se conserve en buen estado.
  • Sus cierres deben ser fáciles de poner y quitar pero no tanto como para que el bebé pueda hacerlo.